sábado, 15 de diciembre de 2018

Parece que por fin conoceré la Amazonía

Artículo de la Amazónica Beatriz López que aparecerá en el próximo número del Muso. 

Despedíamos el curso 2016/17 con el ejemplar nº 56 de El Muso, en el apartado de viajes, David, un profesor de matemáticas nos descubría una aventura que había vivido unos años atrás y dejaba una puerta abierta… ¿Será posible que haya musos y musas que traspasen esas fronteras humanas que nos impiden aprender y disfrutar?

Durante el curso 2017/18 el proyecto se hizo realidad, 8 aventureros valientes y curiosos descubrieron las maravillas que ofrece la naturaleza de la Amazonía ecuatoriana. Una de ellas, era alumna de mi tutoría y como comentamos en alguna ocasión, el día 9 de junio cuando iniciaron el viaje, se llevó un compartimento de mi mente en su maleta. Gracias a las nuevas tecnologías, podía ir viendo fotos de momentos de casi todos los días…era mi momento de relajación, en el caos de junio y juniembre, cuando veía las fotos, me teletransportaba allí con ellos.

Este año, un lunes de octubre, Jose Antonio Expósito me daba la oportunidad de vivir la experiencia en primera persona. Los sentimientos y emociones se pelearon durante las siguientes horas pero había algo que tenía muy claro…Estas oportunidades son trenes que sólo pasan y paran para que los cojas una vez en tu vida… Hablando con todas las personas cercanas que necesitaba que me ayudaran para poder coger el tren, recibí todo el apoyo necesario. David y Laura también eran un apoyo fundamental. Así que decidí coger el tren.

A partir de ese momento la ilusión crece cada vez más. Empezamos planteando el proyecto a todos los grupos de 1º de Bachillerato y los ciclos de Formación Profesional. Es increíble ver cómo se iluminan algunas caras cuando les planteas el proyecto… no es un viaje, es un proyecto… es diferente a todo lo que hubieras imaginado con un viaje organizado por el instituto. Se nota que este año, los expedicionarios del año pasado han compartido con sus compañeros su experiencia porque ya en las primeras reuniones informativas, acudieron muchos más alumnos que el año anterior.

Definitivamente somos un grupo heterogéneo de 19 alumnos y alumnas, de 1º de Bachillerato y 1º de Ciclos Formativos de Higiene Bucodental y Administración y Finanzas. Nos estamos conociendo, nos hemos presentado y poco a poco vamos creando grupo. Nos impulsa un factor común, el interés por conocer la Amazonía y por dejar que la experiencia de convivir en la comunidad Sinchi Warmi, nos transforme…
Grupo Amazónico, nos faltó Raúl y Laura
Todo el instituto nos está ayudando, colaborando con los dulces navideños y comprando papeletas de lotería. Aprovecho este momento para agradeceros a todos vuestra ayuda, esperamos poder compartir con vosotros nuestra experiencia cuando estemos de vuelta.




lunes, 12 de noviembre de 2018

19, un gran número


Serán diecinueve estudiantes, diez chicos y nueve chicas, quince de primero de bachillerato, tres de ciclos de grado superior y uno de ciclos de grado medio.
Trabajarán, aprenderán y disfrutarán de Ecuador durante el curso, para al final del mismo tener el privilegio de visitar el país de los cuatro mundos.

Enhorabuena a todas y todos por iniciar el camino de esta segunda promoción que seguro será tan maravillosa como la anterior.


Alli shamuska  

Qué disfrutéis chicos, como nosotras lo hicimos



sábado, 27 de octubre de 2018

Un día cualquiera en Ecuador por Víctor San Frutos

Sin ánimo de hacer "spoiler" y a la espera de la publicación del libro "Las Musas a un paso de la Amazonía", podéis leer a continuación una parte pequeña de lo que fue nuestro diario en tierras ecuatorianas.


Día 3. Lunes 11 de Junio 2018. (Quito – Otavalo – Laguna de Cuicocha)


Amanecía en el tercer día de nuestra aventura, aunque para Bruno, Tole y yo, no salía el sol. Despertamos a las cuatro de la mañana, confundidos con el desfase horario, apenas dormimos hasta la hora de desayunar. Comimos lo mismo que la mañana anterior, y tras prepararnos, salimos a esperar al autobusero. Esperamos, pero el transporte no llegaba, hasta que pasada media hora apareció. He de decir que la espera valió la pena. Pronto estábamos abandonando Quito y desde la carretera empezamos a vislumbrar los primeros retazos del paisaje que más adelante nos cautivaría por completo: el pico del Cotacahi (4944m) parecía haberse levantado algo más tarde que nosotros y con las sábanas aún pegadas, la cima surcaba un denso mar de nubes, hundiéndose y volviendo a emerger en un hipnótico vaivén.

Unos minutos después, la vorágine de nubes que engullía los cielos se despejaba momentáneamente para revelar la cumbre nevada del Cayambe (5790m). La nieve de la montaña se fundía con las nubes hechas jirones por el viento y parecía que la cima de la montaña se elevara hacia el cielo.

Tras un largo trayecto en autobús, hicimos una parada en Miralago, un emplazamiento con una vista privilegiada del lago San Pablo, custodiado por el imponente volcán Imbabura. Desde allí proseguimos nuestro viaje hacia Otavalo, un pequeño pueblo dedicado al comercio. Allí nos reunimos con Olga y su familia, una mujer de origen kichwa cuyos ojos reflejaban una profunda sabiduría y con quien visitamos el mercado local, donde comimos un riquísimo hornado (chancho con gran cantidad de legumbres y con camote), y el mercado de Ponchos, un mercadillo formado por un laberinto de puestos, entre cuyos cachivaches era fácil perderse.

Después de haber comprado algún recuerdo allí, volvimos a coger el bus, acompañados por Olga, que al parecer tenía un perro con el mismo nombre que Bruno. Durante el trayecto nos habló de su vida y de cómo trata de vivir en armonía con la tierra, cultivando ella misma su alimento y sus medicinas. Oírla hablar era esperanzador. Sus palabras no hacían más que reflejar el profundo respeto que sentía por la naturaleza y su más sincero anhelo por protegerla.

 Finalmente, llegamos a la laguna de Cuicocha, un enorme lago que de pronto se extendía ante nuestros ojos tras llegar a la parte más alta del camino. Era impresionante. Encontrarse de repente con esa inmensa laguna que bañaba el cráter de un viejo volcán era sobrecogedor. El agua parecía más un enorme zafiro que propiamente agua: azul y cristalina a pesar de estar estancada, y en calma, como si se tratara de una enorme balsa de aceite, cuya superficie sólo se perturbaba con las suaves ráfagas de viento que trazaban sobre esta maravilla natural un cautivador mosaico de brillos y reflejos.

Pronto estábamos navegando por el interior del cráter, en una barca que a ninguno parecía darle mucha confianza, pues con cada movimiento o con cada mísero estornudo podíamos comprometer la integridad de la embarcación. Suerte que llevábamos chalecos salvavidas, aunque de una hipotermia no nos iban a salvar. Nos acercábamos a la isla del centro del lago, pero el conductor, lejos de reducir la marcha, iba cada vez más rápido. Hubiera jurado que nos íbamos a estrellar, pero cuando ya casi podía tocar tierra, de entre la vegetación, apareció un estrecho canal que partía la isla en dos. Cruzamos, y acto seguido nos detuvimos en la orilla de una de las dos islas para contemplar como el volcán, aunque viejo, seguía vivo emitiendo ininterrumpidamente montones de burbujas.

Al terminar el trayecto en barco, subimos andando hasta un pequeño llano del cráter que guardaba la laguna, donde antaño (y en la actualidad) se hacen ofrendas a la gigante Cotacachi. Aunque el día comenzó nublado y muchos habíamos abandonado la idea de ver entera esa gran montaña, las nubes comenzaron a disolverse en el cielo como terrones de azúcar en el agua.

Y allí estábamos, todos alumnos de ciencias, arrojando a la pila de las ofrendas pequeñas piedras y con la mirada fija en el afilado pico del Cotacachi, formulando con nuestras mentes deseos que nadie más podía conocer. Tras esto, nos quedamos todas en un silencio sepulcral que sólo rompía algún pajarillo extraviado o la brisa que parecía soplar para aliviar nuestro calor. Nadie quería abandonar esa paz, esa tranquilidad, ese silencio tan idílico, pero los montes no iban a sostener por mucho más tiempo a nuestro astro rey. Cotacachi ya había aguantado mucho despejada y cuando las horas de luz se acercaban a su final, empezó a cubrirse otra vez de nubes, preparándose para el frío de la noche.

A esas alturas pensé que ya nada podría sorprenderme. Craso error. Desde el autobús, cuando volvimos a pasar por Miralago, pudimos contemplar el Imbabura en su máximo esplendor: las nubes habían cesado su incansable sitio a esta impresionante montaña y pudimos apreciar cómo las tierras de cultivo trataban de desafiar su altura, tejiendo un geométrico entramado en las faldas de este gigante. La escena parecía pintada por Guayasamín, pues aquella imagen era emocionante, cautivadora y sobrecogedora al mismo tiempo y cada punto de vista aportaba un nuevo matiz, un nuevo sentimiento.

Pero la cosa no acaba aquí porque el Cotacachi mantenía su atenta mirada sobre nosotros, siguiendo desde la distancia nuestros pasos mientras se fundía suavemente con el cielo y las nubes según se iba apagando el sol.

Sin embargo, la vista más espectacular estaba aún por llegar, pues, al cabo de unos minutos, surgió ante nuestras atónitas miradas una imagen que ninguno de nosotros podría haber esperado: el Cayambe, totalmente despejado, protegiendo el valle con el abrazo de su cuerpo de esmeralda y sus brazos de nubes blancas. Allí estaba, con su resplandeciente cumbre nevada, brillando cuando el resto de montañas empezaba a sucumbir ante la oscuridad, como un fantasma de la noche, y negándose a caer presa de las sombras.

Había sido un día largo y un tanto agotador, lo cual se reflejaba en el montón de ojos cerrados que bailaban con cada bache (y no eran pocos). Cuando llegamos a Quito fuimos a cenar a un “chifa”, un restaurante de comida china, donde comeríamos una media de un kilo de arroz por persona. El cansancio era palpable y el tema de discusión entre Marta y Sara nos delataba:     “¿ filosofía eudemonista, deudemonista?” se preguntaban, y así lo estuvieron haciendo durante cerca de media hora, hasta que el interés se centró en cuanto me hincharía si me comía un cacahuete.


Cuando llegamos al hotel, Cristina me pasó el relevo de esta crónica y enseguida me puse a escribir, no podía permitir que el sueño me borrase un solo momento de este magnífico día, así que, de encontrarse algún error, se ha de culpar a Morfeo.

Mercado de Otavalo. Al rico hornado 


Laguna de Cuicocha 3100m. Cráter volcan Cotacachi

martes, 16 de octubre de 2018

A por una segunda promoción

Hemos comenzado el nuevo curso, y después del maravilloso primer viaje a tierras ecuatorianas y de una primera promoción exitosa del proyecto "Las Musas a un Paso de la Amazonía", comenzamos a dar los primeros pasos de esta segunda.

Este primer año de proyecto lo plasmaremos en un hermoso libro, pero hasta que llegue ese emocionante día, habrá que conformarse con algunas pequeñas publicaciones que llevaremos a cabo en próximas fechas.

Gracias por esta maravillosas primera promoción y bienvenida la segunda.

Pagrachu

sábado, 5 de mayo de 2018

Acercándonos

En las semanas pasadas y organizadxs en parejas, el grupo de amazonicxs nos han acercado aún más al Ecuador. Han investigado y presentado diferentes temas relacionados con el país que ya en un mes podremos estar visitando.

Han estudiado la "Situación social de la mujer en el Ecuador", "La diversidad biológica", "La población ecuatoriana" y "El turismo vs el petróleo".

Ha sido un placer aprender unxs de otrxs e ilusionarnos aún más pensando en el viaje ya cercano. 
Enhorabuena por el esfuerzo y por el cariño puesto en lo realizado.




lunes, 16 de abril de 2018

Una rifa por el ajedrez

Desde la comunidad amazónica en la que vamos a vivir nos han pedido, si tenemos la posibilidad, llevar para su escuela educativa una serie de juegos de mesa con los que puedan disfrutar sus alumnos y alumnas a lo largo del curso. Entre todos ellos han mostrado bastante interés en el ajedrez, así que esperemos que algún componente de nuestra expedición tenga maestría en ello.

Pensando en lo bonito que pueda ser pasar momentos de juegos grupales allá  y deseando que en próximos años nos encontremos con el primer kichwa de la Amazonía campeón nacional de ajedrez, nos hemos lanzado a recaudar fondos para conseguir estos juegos, poniendo en marcha una atractiva rifa.

Esta se celebrará coincidiendo con el sorteo de lotería del día 7 de junio y tiene como premios importantes donaciones de deportistas de primer nivel. 

¡Suerte y gracias por participar!


lunes, 9 de abril de 2018

Kit de superviviencia

El pasado jueves 5 de abril el grupo de expedicionarios al Ecuador junto con profesorado, sus madres y sus padres, acudimos a un acto en la Embajada ecuatoriana donde nos acercaron al país, tejimos lazos y fuimos obsequiados con un kit necesario en aquellas tierras. Este lo componían:

Un bolígrafo para el necesario diario de campaña, un chocolate del preciado cacao amazónico para recuperar las energías, un mapa para no perdernos en la mitad del mundo y un bidón de agua para no desfallecer porque Ecuador Ama la Vida.

Seguimos dando pasos....
Expedición lista
Kit para amar el Ecuador

 

Parece que por fin conoceré la Amazonía

Artículo de la Amazónica Beatriz López que aparecerá en el próximo número del  Muso.   Despedíamos el curso 2016/17 con el ejemplar nº 56...